miércoles, 27 de junio de 2012

De esto del amor.


De sentir cuando dejas
De mariposas el revoloteo.
De sus alas en el vacío
Del sonido contra el suelo.

De perderse el miedo
De recuperarse (a sí mismo) las ganas
De la abrumadora indiferencia y
De la insufrible calma.

Del silencio escapar
Del tabaco del humo
De la insatisfacción despechada
Del retorno del triunfo.

Del dulce tormento placer
Del diminuto resquicio.
De la soledad el recuerdo
De tus siete sentidos.

De dormir espaldas,
Del revés en las sábanas
De trazas con dibujos
De tristes las cábalas.

De deseos tenerte,
De (y no otro) que seas tú.
De a los ojos mirarte
De ser armónica blues.

De casualidad encontrarte
Del olvido camino.
De sensación ahogo
De padecer vilo.

Del salir abismo
De delirios con grandeza.
De mérito fuertes;
De presumir entereza.

De buscarte luto
De no hallarte blanco
De llorar impotencia
De morir al fin desencanto.

1 comentario:

  1. Si no me hubiese parecido una gran casualidad el cambio repentino del título de tu blog ni me hubiera molestado. Qué ciego.

    Aquí y ahora veo. Ya.
    Quién más eres, creo.
    De esto, veo. Te veo.
    Un beso. Y otro. Más.


    Precioso el poema. Te seguiré leyendo.

    Espero...

    ***

    Chema

    ResponderEliminar