martes, 19 de junio de 2012

Heridas del Este.

Han reabierto el cielo
nubes de pólvora y humo.
Azufre arrastra el viento
ruido de cristales mudos.

Han reabierto el cielo
águilas de hierro y uranio.
Ondas de metralla impregnan
olor a caucho quemado.

Han reabierto el cielo
carros alados en llamas.
Descargado han el miedo
por las pistolas las balas.

Han reabierto el cielo
punzones que graban rabia.
Muchedumbre en el suelo
sangre sus cuerpos derraman.

Han reabierto el cielo,
cañones cargan venganza.
Llueve ceniza, el hielo
sublime debacle agua.

Se ha desangrado el cielo,
garzos ojos se apagan:
pierden la luna en silencio
mueren al no encontrarla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario