lunes, 1 de octubre de 2012

Destino.

Desaparecer es dejar de estar
Aquí, donde llenar era dejarse
Caer, en el vacío del espacio
Ocupado, por miradas perdidas
En el vagón, de un línea perfecta y
Circular, de una parte a otra
Distinta, tu forma de apretarme
La mano, que tanto nos echamos
De menos, cuando empezamos a estar
De más, y dejamos de sernos
Nuestros, momentos a solas
De ellos, sabemos que estorban
A veces, se complican los ojos
Buscados, nos hacemos de hielo.

Volvemos sin despedida ni
Gritos, de desconsuelo si te vas
Sin prometer, nos aseguramos sin aval
El tiempo, que nos detiene de golpe
En el momento, de intentarnos
De nuevo, y así volvemos a estarnos.
Ellos suben y bajan
Se agolpan, las ganas de hablarte
De nada, descubrirnos la vida
En secreto, se detienen en seco
Las puertas, del cielo viajante
El deseo, que perdimos viendo
Alejarnos, sin reproches ni celos. 

1 comentario:

  1. Lo leería cada dos o tres noches.
    Pásate http://threefacesofhades.blogspot.com.es/, saludos poeta!

    ResponderEliminar