lunes, 5 de agosto de 2013

Y tú lo sabes.

Siempre me voy sin avisarte
de que voy a volver.
Y tú
nunca has dejado de esperar
que lo haga.

Lo que me lleva al vaivén de tus piernas
La música, ya la ponemos nosotras
y el ritmo que pare, 
que 
nos
bajamos
Hasta subirnos a lo más alto para dejarnos
caer
sin miedo a nada,
pero contigo
debajo.

Estoy harta de repetirme lo que
deberías haber escuchado mil noches
Juntas, nos han parecido pocas.
Y una,
sin besarnos,

demasiado

espacio.


Respeto a los que dicen
que
no pueden dormir sin alguien al lado,
pero no te comparto.
No sé a qué viene lamentarse
cuando dormir sin ti es poder hacerlo.
De sobra sabes
en qué invertiríamos
el tiempo que nos debemos.

De todas las locuras que hemos hecho,
la mejor fue
fingir que no lo estábamos
De ganas, no me hables, 
si no me las vas a quitar
todas.

El lado positivo de toda
la distancia     que       nos       separa,
soy yo contra ti.
En guerra, nos hacemos el amor seguro.
La paz, para los que todavía la necesitan.
Y es que el único tratado
que
estoy dispuesta a firmar
son tus labios.

El que ríe el último, ríe mejor contigo.

Quédate
y gáname
todas las batallas
                                                                                                                             hasta el final de la risa.

4 comentarios:

  1. Me queda creer que en algún momento de mi vida voy a ser capaz de querer de esa manera.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá en algún sea capaz algún día de plasmar de esa manera tan bonita todo lo que siento hacia otra persona. Es precioso y qué suerte tienes al poder sentirte así.

    ResponderEliminar
  3. Escribes muy bonito
    Como dicen por ahí arriba tienes mucha suerte

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno descubrirte.
    Te voy leyendo.

    ResponderEliminar